Preguntas y respuestas frecuentes

1.- ¿Es fácil crear un nuevo negocio?
2.- ¿Cómo puedo identificar ideas de negocio?
3.- ¿Cómo acertar con la ubicación de mi empresa?
4.- Tengo una idea de negocio, ¿cuál es el siguiente paso?
5.- ¿Es importante la ubicación?
6.- ¿Cuándo una empresa es viable?
7.- ¿Cuándo una empresa es rentable?
8.- ¿Cuál es la diferencia entre inversión y gasto?
9.- ¿Qué diferencia hay entre liquidez y rentabilidad?
10.- ¿Qué es un dafo?
11.- ¿Para qué necesito el dinero?
12.- ¿Cómo consigo el dinero?
13.- ¿Qué tengo que tener en cuenta para pedir un préstamo para financiar mi actividad?
14.- ¿Qué cantidad solicito?
15.- ¿Qué diferencia hay entre un préstamo y un crédito?
16.- ¿Puedo financiar mi empresa con subvenciones?
17.- ¿Se puede cobrar todo el desempleo para abrir un negocio?
18.- ¿Qué precio han de tener mis productos y/o servicios?
19.- ¿Cómo se puede saber el precio de mercado de un producto?
20.- ¿Existen algunas fechas más convenientes, desde el punto de vista fiscal, para iniciar una actividad empresarial o profesional?
21.- Diferencias entre el régimen general de la seguridad social y el régimen espacial de trabajadores/as autónomos/as
22.- Si no voy a tener socios/as, ¿qué tipo de forma jurídica debo adoptar?
23.- ¿Me pongo un sueldo o vivo del beneficio?
24.- ¿Es conveniente pasar de ser empresario/a individual a hacer una sociedad por razones fiscales?
25.- ¿Se puede constituir una sociedad limitada sin aportar dinero?
26.- ¿Qué responsabilidad tienen los/as socios/as y los/as administradores/as de las sociedades?
27.- Los/as socios/as y administradores/as de sociedades, ¿deben darse de alta en el régimen especial de los/as trabajadores/as autónomos/as de la seguridad social?
28.- ¿Porqué se suele aconsejar a los/as empresarios/as o a los/as administradores/as de sociedades que hagan separación de bienes con sus cónyuges?
29.- ¿Como recuperar el iva pagado por las compras efectuadas antes de iniciar la actividad?
30.- Los/as administradores/as de las sociedades, ¿responden de las deudas fiscales de la sociedad?
31.- ¿Cuál es el coste total de un/a trabajador/a?



¿Es fácil crear un nuevo negocio?

El principal error de los/as emprendedores/as es pensar que crear un negocio es fácil. No basta sólo con tener una buena idea, sino que también es necesario paciencia para ponerla en práctica y estar dispuesto/a a defender el proyecto durante los cuatro meses que pueden durar los preparativos y los trámites burocráticos. Tampoco es fácil conseguir financiación si no se dispone de suficientes fondos propios.

No obstante, aunque las razones que llevan a una persona a convertirse en un emprendedor/a varían desde la necesidad de tener un trabajo hasta la búsqueda de la independencia, al final todos/as los que llegan al final de la carrera coinciden en una cosa: el esfuerzo merece la pena.



¿Cómo puedo identificar ideas de negocio?

La iniciativa o proyecto de creación de una empresa se genera a partir de una idea que surge de la observación de la realidad económica en que nos movemos. En ella detectamos posibles oportunidades de negocio que nos lleva a la introducción en el mercado de determinados productos o servicios demandados por la sociedad que, o bien carece de ellos, o si los tiene, no cubren adecuadamente sus necesidades.

Las distintas fuentes de ideas pueden ser clasificadas en fuentes externas e internas



¿Cómo acertar con la ubicación de mi empresa?

La localización geográfica de la empresa es una decisión de tipo estratégico vital para la viabilidad de la misma.

Hay que buscar la localización adecuada, pensando en la distancia conveniente a las áreas de influencia, y en las posibilidades de acceso tanto del personal, como de las materias primas y compradores/as, en su caso; que esté dotada de suministro de agua, luz y teléfono, así como de la infraestructura necesaria para el tipo de empresa que vaya a implantar.

La implantación ideal es aquella en donde los costes de instalación son los más bajos y, al mismo tiempo, cumple el mayor número de exigencias del proyecto y utiliza al máximo los recursos del entorno: proximidad a los clientes, fuentes de aprovisionamiento, posibilidades de subcontratación, equipamiento de la zona, mano de obra cualificada, incentivos a la creación de empresas y calidad de vida.

La elección del local para instalar el negocio es una decisión básica. Piense si puede plantear impedimentos para la ampliación de la empresa y examine detenidamente su superficie, su distribución en planta, su coste y forma de adquisición (alquiler, compra, leasing), la reglamentación que puede afectarle, etc.



Tengo una idea de negocio, ¿cuál es el siguiente paso?

El siguiente paso es el Plan de Empresa: una herramienta de trabajo para todas aquellas personas o colectivos que quieran poner en marcha una iniciativa empresarial.

Es un documento escrito por los/as promotores/as del proyecto y en él están recogidos los diferentes factores y los objetivos de cada una de las áreas que intervienen en la puesta en marcha de la empresa. No debe confundirse con una simulación de cuentas de documentos financieros previsionales.

La utilidad del Plan de Empresa es doble:

Internamente obliga a los/as promotores/as del proyecto a iniciar su aventura empresarial, con unos mínimos de coherencia, eficacia, rigor y posibilidades de éxito, estudiando todos los aspectos de viabilidad del mismo.

Además sirve de base para cohesionar el equipo promotor del proyecto, permitiendo definir claramente los cargos y las responsabilidades, y verificar que están de acuerdo acerca de los objetivos y la estrategia a seguir.

Externamente es una espléndida carta de presentación del proyecto a terceros/as, que puede servir para solicitar soporte financiero, buscar socios/as, contactar con proveedores/as, Administraciones, etc.

Además, servirá de referencia para la acción futura de la empresa y como instrumento de medida de los rendimientos alcanzados



¿Es importante la ubicación?

Si quieres que tu negocio sea un éxito lo primero que debes hacer es dedicarle tiempo, mucho tiempo a buscar el local donde vas a instalarlo. Encontrarlo es una tarea difícil porque hay que tener en cuenta un gran número de variables y no sólo el coste del alquiler:

  • tamaño y características de la población cercana al local
  • poder adquisitivo de los/as clientes/as potenciales
  • accesibilidad, transportes públicos
  • disponibilidad de aparcamiento
  • competencia
  • necesidad de reformas y/o adecuación…



¿Cuándo una empresa es viable?

La viabilidad de una empresa viene determinada no sólo por su capacidad para generar beneficios (y por tanto, capacidad de autofinanciación) sino también por la posibilidad de hacer frente a los pagos con los cobros que ella misma genera. La empresa, para tener viabilidad global, debe ser tener viabilidad técnica, comercial, económica y estratégica.



¿Cuándo una empresa es rentable?

Cuando los ingresos son mayores que los gastos. Sin embargo, no hemos de quedarnos en la comprobación en un momento dado, sino evaluar la posible evolución de la rentabilidad en el tiempo. Por ejemplo, puede que una empresa no sea rentable durante los dos primeros años pero que a partir de ese momento lo sea, y mucho.



¿Cuál es la diferencia entre inversión y gasto?

La inversión es todo aquel bien que necesitamos comprar para obtener la infraestructuras necesarias para iniciar y mantener la actividad. El gasto hace referencia a los desembolsos que se realizan a lo largo del ejercicio de la actividad empresarial. Podíamos considerarlos como las salidas corrientes de capital. Por ejemplo, la compre de un vehículo sería una inversión pero la gasolina, los seguros, las reparaciones… son un gasto.



¿Qué diferencia hay entre liquidez y rentabilidad?

La liquidez nos muestra la capacidad del negocio de hacer frente a los pagos. De forma simplificada, puede venir reflejada por el dinero que tenemos en el banco. Sin embargo, la rentabilidad indica la relación existente entre los ingresos y gastos.

Por ejemplo, si mis ventas (ingresos) superan a mis compras (gastos) pero tengo que pagar a mis proveedores/as (pagos) antes de lo que cobraré de mis clientes (cobros), puedo decir que mi negocio es rentable (ingresos - gastos) pero que puede presentar problemas de liquidez (cobros - pagos en un momento dado). Estos problemas, si son puntuales, pueden resolverse, por ejemplo, recurriendo a financiación externa.



¿Qué es un dafo?

Un DAFO es una matriz que se forma con los puntos fuertes y débiles de mi empresa. El nombre DAFO viene de Debilidades (puntos débiles internos de mi empresa) Amenazas (puntos débiles que provienen de factores externos a la empresa) Fortalezas (puntos fuertes internos de mi empresa) y Oportunidades (oportunidades que me ofrece el mercado).


Debilidades Amenazas
puntos débiles internos de mi empresa
puntos débiles que provienen del mercado
Fortalezas Oportunidades
puntos fuertes internos de mi empresa
oportunidades que me ofrece el mercado



¿Para qué necesito el dinero?

La financiación es necesaria para la inversión inicial y los gastos de puesta en funcionamiento, pero también es recomendable tener en cuenta los gastos fijos corrientes (autónomos/as, luz, teléfono, alquileres, Hacienda…) de los primeros meses en los que es más que probable que la cifra de ingresos sea muy baja.



¿Cómo consigo el dinero?

A la hora de financiar el proyecto, la mejor fuente son los Bancos y Cajas aunque para ello haya que contar con un aval.

Otra posibilidad es intentar buscar un/a socio/a y/o inversor.



¿Qué tengo que tener en cuenta para pedir un préstamo para financiar mi actividad?

Antes que nada es necesario tener respuesta a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué cantidad necesito realmente?
  • ¿Para qué lo necesito? No es lo mismo necesitar dinero para pagar a proveedores/as que para comprar una máquina.
  • ¿Qué capacidad se tiene o se puede tener para devolverlo? Tener una idea de cuánto dinero se puede devolver al mes.
Una vez respondidas estas preguntas, y al acudir a la entidad financiera, ¿qué debemos preguntar?:
  • ¿Qué garantías o avales exigen para concedernos el préstamo? Como norma habitual se exige que otras personas garanticen que, si se diera el caso que no pudiéramos devolver el préstamo, alguien lo haría por nosotros (por ejemplo con la nómina de algún familiar).
  • ¿Qué tipo de interés nos van a cobrar?
  • ¿Con qué periodicidad vamos a tener que devolver el préstamo (cuotas mensuales, trimestrales, etc.)?
  • ¿Cuánto tenemos que pagar en cada cuota?
  • ¿Qué plazo nos dan para devolverlo todo?
  • ¿Qué gastos nos van a cobrar por concedernos el préstamo (comisión de apertura, gastos de estudio, etc.)?
  • ¿Existen gastos adicionales si decidimos cancelar el préstamo pendiente antes de que finalice?



¿Qué cantidad solicito?

Siempre es importante aportar fondos propios, al menos un 20 o 30% de las necesidades de inversión. El pago mensual del préstamo solicitado siempre será menor que si solicitamos el 100 %, además la devolución se tendrá que hacer tanto si el negocio sale adelante como si se hunde.

No es conveniente invertir todos los fondos propios, ya que es aconsejable mantener una parte del capital como colchón ante posibles necesidades imprevistas de liquidez.



¿Qué diferencia hay entre un préstamo y un crédito?

PRÉSTAMO.- La entidad financiera entrega al/a la empresario/a una cantidad de dinero, quedando éste/a obligado/a a reintegrárselo en un tiempo determinado. En el préstamo, generalmente se pactará con la entidad financiera el pago a ésta de cantidades iguales mensuales, trimestrales o semestrales. Cada cantidad entregada incluye los intereses devengados por el importe pendiente de devolución, y la devolución de una parte del dinero prestado. El préstamo se puede concertar a tipo de interés fijo (el porcentaje de interés no variará durante todo el plazo de devolución), o a interés variable (variará conforme varíe un tipo de interés de referencia, que suele ser el interbancario). Desde el punto de vista de gestión, hay que señalar que, de las cantidades pagadas a la entidad financiera solo constituyen gasto los intereses, dado que la devolución de principal supone reducir deuda (lo que no es gasto). Así, desde el punto de vista fiscal solo podremos deducir como gasto (y, en consecuencia se reducirá en igual cuantía nuestro beneficio fiscal) el importe de los intereses.

CRÉDITO.- Es un contrato por el que una entidad financiera nos concede una "disponibilidad" de un dinero por un período determinado. En el crédito, la entidad financiera no nos entrega toda la cantidad de una sola vez, sino que nosotros vamos retirando cantidades (hasta el límite concedido) conforme las necesitamos. Este medio de financiación tiene la ventaja de que solo pagamos intereses sobre el importe utilizado (y que podemos ir reintegrando a nuestra comodidad). No obstante, el dinero disponible que no utilizamos también tiene un coste (muy inferior al del interés), por cuanto la entidad financiera debe tener ese dinero inmovilizado por si lo queremos retirar. El crédito de entidades financieras se puede instrumentar de varias formas, siendo las más usuales:

  • Crédito en cuenta corriente. Consiste en que la entidad financiera nos permite cargar pagos contra nuestra cuenta con saldos negativos, hasta el importe del crédito concedido.

  • Crédito para descuento de efectos. La entidad financiera nos admite al descuento letras de cambio o pagarés hasta el importe del crédito concedido.



¿Puedo financiar mi empresa con subvenciones?

Las subvenciones pueden ser de muchos tipos y financiar gran variedad de elementos (inversiones, gastos financieros, etc.). Sin embargo, y de forma genérica, es conveniente prescindir de ellas al evaluar la viabilidad de un negocio, puesto que:

  • Cuando se solicita, no sabemos si nos la van a conceder o no, puesto que es el organismo que la ofrece el que evalúa si cumplimos o no los requisitos exigidos. Además, transcurre un tiempo desde que se solicita hasta que se comunica la concesión o denegación.
  • Aun cuando cumplamos los requisitos, puede que no quede suficiente dotación presupuestaria para hacer frente a todas las solicitudes.
  • Si nos la han aprobado, el tiempo que transcurre hasta su cobro es bastante variable.
  • En muchos casos, la subvención se recibe sólo tras haber realizado la inversión y/o el gasto y haberlos pagado.

Dado que las necesidades de financiación de un negocio no sólo vienen determinadas por el importe sino también por el momento en el que podemos disponer esa cantidad, por lo general es conveniente considerar la subvención como una ayuda extraordinaria y, como tal, incierta (bien en tiempo, bien en cantidad).



¿Se puede cobrar todo el desempleo para abrir un negocio?

Para poder percibir el pago único de la prestación por desempleo es necesario, en primer lugar que se tenga derecho al cobro del paro. Por tanto, quedarían excluidas aquellas personas que se encuentren en una situación de baja voluntaria.

Una vez solicitado el derecho a la prestación por desempleo (no hace falta tenerlo reconocido) se podrá acceder a su capitalización solicitando el pago único siempre y cuando tenga más de tres meses pendientes por cobrar.

Si el/la desempleado/a se va a dar de alta como empresario/a individual (autónomo/a) o va a crear una Comunidad de Bienes O Una Sociedad Civil, podrá obtener hasta un 60% del total de la prestación que le quede por cobrar y el resto se abonará mensualmente con cargo a las cuotas de la Seguridad Social correspondientes al Régimen Especial de Autónomos/as.

Se podrá obtener hasta el 60% siempre que se justifique que la inversión a realizar es igual o superior.

Nunca hay que darse de alta como Autónomo/a antes de solicitar el pago único, pues en este caso, el derecho a la prestación por desempleo se paraliza y por tanto no se tiene el derecho a solicitar el pago único. Una vez solicitado se puede dar de alta como Autónomo/a sin tener que esperar a la aprobación.

Hay que tener en cuenta que una vez aprobado el pago único, el INEM concederá un mes para acreditar el alta efectiva como autónomo/a.



¿Qué precio han de tener mis productos y/o servicios?

Hay que tener como referencia al mercado. Muchas veces es desaconsejable entrar en una guerra de precios para captar clientes ya que un/a competidor/a más grande será capaz de aguantar el pulso durante más tiempo.



¿Cómo se puede saber el precio de mercado de un producto?

Hay varias formas de conseguirlo. Todo dependerá si son precios establecidos por el mercado en subastas (pescado, vegetales,...) o si es establecido (pan, libros, medicamentos...) o si es libre, aunque puede ser controlado por un grupo o establecido entre una oferta muy amplia. No obstante la pregunta es la mejor de las fuente de información ya que muchas veces el precio que aparece en la lista de precios de una empresa no es el verdadero precio al que esa empresa vende.



¿Existen algunas fechas más convenientes, desde el punto de vista fiscal, para iniciar una actividad empresarial o profesional?

Teniendo en cuenta que la mayor parte de los impuestos son de devengo anual, y que trimestralmente haya que hacer declaraciones liquidaciones o pagos fraccionados o a cuenta, existe la misma obligación formal, a efectos de declaraciones anuales, para quien comienza una actividad el uno de enero que para quien lo hace el 30 de diciembre, y las mismas obligaciones trimestrales para quien inicia su actividad al principio que quien lo hace al final de trimestre.

Por ello, en la medida de lo posible, es aconsejable iniciar las actividades coincidiendo con el inicio del periodo a que corresponden las declaraciones o liquidaciones (principio de año o, si no es posible, principio de trimestre). En todo caso mejor a principio que a finales de mes, pues los pagos en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los/as Trabajadores/as Autónomos/as (en que, casi con toda seguridad deberá adscribirse bien el/la empresario/a o bien el/la Administrador/a si es una Sociedad) son mensuales y la cuota obedece al mes completo.

Ello ha de ser tenido en cuenta, sobre todo, para constituir sociedad, dado que en los Estatutos debe constar la fecha de inicio de operaciones y no es aconsejable indicar una fecha en los estatutos y otra diferente en las declaraciones fiscales.



Diferencias entre el régimen general de la seguridad social y el régimen espacial de trabajadores/as autónomos/as

Cada vez se aproximan más, reduciendo sus diferencias, que, en la actualidad, básicamente son las siguientes:

  • El Régimen de Autónomos/as no tiene desempleo. Ello supone una menor cobertura, pero también un menor coste (alrededor de un 8% como media sobre la base de cotización).

  • En el Régimen General la base de cotización viene constituida por el sueldo que percibe el/la trabajador/a, mientras que en el Régimen de Autónomos/as es el/la propio/a autónomo/a quien decide la base de cotización y en consecuencia, las cuotas que va a pagar. Evidentemente, a menor cuota, menor cobertura, dado que la base de cotización será el punto de partida para el cálculo de las diferentes prestaciones. Esto explica la generalización de que los/as autónomos/as tengan jubilaciones más bajas que las de algunos de sus empleados/as: simplemente es que han cotizado con arreglo a bases inferiores a las correspondientes a los salarios que pagaron a esos/as empleados/as.



Si no voy a tener socios/as, ¿qué tipo de forma jurídica debo adoptar?

Para los/as emprendedores/as que empiezan con pocos recursos es recomendable establecerse como autónomo/a/empresario/a individual. Cuando el negocio despegue, lo mejor es convertirse en una Sociedad Limitada.



¿Me pongo un sueldo o vivo del beneficio?

Son muchos los/as emprendedores/as que piensan que el negocio generará suficientes ingresos como para vivir con tranquilidad. Sin embargo, durante los primeros años las pérdidas son algo habitual, por lo que mejor es ponerse un “sueldo”, así se cuenta con ingresos personales fijos y estables.

Por otra parte, para analizar la viabilidad de un negocio es conveniente considerar lo que necesita el negocio para subsistir. Por tanto, como el negocio necesita de la participación del/de la empresario/a autónomo/a, es recomendable considerar un importe como salario



¿Es conveniente pasar de ser empresario/a individual a hacer una sociedad por razones fiscales?

Puede ser conveniente si los beneficios son altos o si la cifra de facturación es elevada.

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas es un impuesto progresivo que aplica un tipo ascendente conforme aumenta el beneficio. De esta manera, cuando la renta disponible supera el importe de 25.800 euros, pasamos a tributar el 37% sobre el exceso de dicha cifra (hasta 25.800 euros hemos pagado, como mucho, el 28%), y pasaremos a tributar el 45% por lo que exceda de 45.000 euros.

El Impuesto sobre Sociedades, en cambio, supone un gravamen del 30% por la parte del beneficio comprendida entre 0 y 90.151,81 euros, y del 35% por la parte del beneficio que exceda de 90.151,81 euros (si la empresa factura anualmente menos de 5.000.000 euros).

Por ello, cuando el/la empresario/a tiene rentas anuales superiores a 25.800 euros, le conviene plantearse la creación de una sociedad.

De otro lado, las sociedades y los/as empresarios/as o profesionales que facturen una cifra anual superior a 600.000 euros deben llevar una contabilidad de acuerdo con el Plan General de Contabilidad, lo que exige conocimientos técnico-contables. Esto es un obstáculo para la creación de sociedades, pues normalmente supondrá un incremento de los costes.

Sin embargo, cuando una empresa tiene un volumen de facturación importante, ya no se trata de cumplir una obligación legal: la llevanza de una contabilidad técnicamente correcta es una necesidad para gestionar adecuadamente. Por ello, cuando el volumen de facturación hace obligatoria o aconsejable la llevanza del Plan, debe plantearse el interés de crear una sociedad, dado que el coste de gestión no tiene porqué aumentar, y vamos a tener una organización diseñada para llevar a cabo actividades empresariales.

En conclusión, si los beneficios producen una renta disponible superior a 25.800 euros, o la facturación comienza a ser elevada, debemos plantearnos la conveniencia de crear una sociedad, presentando ya muy pocas dudas el interés de su creación cuando la facturación anual supera los 600.000 euros.



¿Se puede constituir una sociedad limitada sin aportar dinero?

Sí. Podemos aportar otros elementos no dinerarios, siempre que, efectivamente, tengan valor y sean útiles a la actividad económica a desarrollar. Estos elementos deberán estar perfectamente identificados en la escritura de constitución de la Sociedad, y su valor deberá constar en la propia escritura (aunque no hace falta que se aporte facturas ni informes periciales). Del valor responden los/as socios/as que constituye la sociedad.



¿Qué responsabilidad tienen los/as socios/as y los/as administradores/as de las sociedades?

Los/as socios/as no responden de las deudas de la sociedad: su función es aportar un capital y reunirse, al menos una vez al año, para controlar la marcha de la sociedad.

Sin embargo, los/as Administradores/as gestionan la sociedad. Ello quiere decir que gestionan el capital que pusieron los/as socios/as, y realizan constantemente actividades que pueden comprometer intereses de otras personas (clientes, proveedores, trabajadores/as, etc.).

De este modo, los/as administradores/as deben ejercer su cargo con profesionalidad. De no hacerlo así pueden incurrir en responsabilidad personal y pasar a responder personalmente de las deudas sociales. Este es el sentido de, por ejemplo, el artículo 105.5 de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada, que obliga a los/as Administradores/as a convocar a los/as socios/as para decidir liquidar la sociedad si ésta funciona mal y hay riesgo de no poder atender los pagos cuando la sociedad comienza a descapitalizarse por pérdidas.



Los/as socios/as y administradores/as de sociedades, ¿deben darse de alta en el régimen especial de los/as trabajadores/as autónomos/as de la seguridad social?

Estarán obligatoriamente incluidos en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los/as trabajadores/as por cuenta propia o autónomos/as quienes ejerzan las funciones de dirección y gerencia que conlleva el desempeño del cargo de consejero/a o administrador/a, o presten otros servicios para una sociedad mercantil capitalista, a título lucrativo y de forma habitual, personal y directa, siempre que posean el control efectivo, directo o indirecto, de aquélla. Se entenderá, en todo caso, que se produce tal circunstancia, cuando las acciones o participaciones del/de la trabajador/a supongan, al menos, la mitad del capital social.
Se presumirá, salvo prueba en contrario, que el/la trabajador/a posee el control efectivo de la sociedad cuando concurran algunas de las siguientes circunstancias:

  1. Que, al menos, la mitad del capital de la sociedad para la que preste sus servicios esté distribuido entre socios/as, con los que conviva, y a quienes se encuentre unido por vínculo conyugal o de parentesco por consanguinidad, afinidad o adopción, hasta el segundo grado.

  2. Que su participación en el capital social sea igual o superior a la tercera parte del mismo.
  3. Que su participación en el capital social sea igual o superior a la cuarta parte del mismo, si tiene atribuidas funciones de dirección y gerencia de la sociedad.

En los supuestos en que no concurran las circunstancias anteriores, la Administración podrá demostrar, por cualquier medio de prueba, que el/la trabajador/a dispone del control efectivo de la sociedad.



¿Porqué se suele aconsejar a los/as empresarios/as o a los/as administradores/as de sociedades que hagan separación de bienes con sus cónyuges?

El régimen económico matrimonial general es el de gananciales. Ello quiere decir que, cuando se contrae matrimonio, cada cónyuge continúa siendo propietario/a de los bienes de que era titular; a partir del matrimonio, las ganancias (y de aquí el nombre de gananciales) que produzca cada cónyuge será propiedad común del matrimonio. En este régimen, la responsabilidad por las deudas del empresario/a será la siguiente:

Los BIENES PRIVATIVOS del/de la empresario/a responden en todo caso de las deudas de la empresa.
Los BIENES GANANCIALES GENERADOS POR LA ACTIVIDAD empresarial, responden, también, en todo caso.
Los RESTANTES BIENES GANANCIALES responden de las deudas de la empresa, salvo que el/la otro/a cónyuge se oponga expresamente a ello, haciendo constar su oposición en el Registro Mercantil.
Los BIENES PRIVATIVOS del/de la otro/a cónyuge, solo responderán si dicho cónyuge así lo consiente expresamente haciendo constar dicho consentimiento en el Registro Mercantil.

Este régimen de responsabilidad de los bienes gananciales es bastante complejo a la hora de formalizar la oposición por parte del/de la cónyuge que no está de acuerdo en la responsabilidad general de los bienes gananciales, así como a la hora de acotar qué bienes son de qué clase.

Es por ello que frecuentemente se opta por una solución más sencilla, consistente en, simplemente, sustituir el régimen económico matrimonial de gananciales por el de separación de bienes, lo que pueden hacer los cónyuges en cualquier momento en presencia de Notario/a otorgando capitulaciones matrimoniales. Con ello los bienes generados por cada cónyuge después de contraer matrimonio pertenecen a quien los generó, y los gastos comunes del matrimonio se soportan por los dos cónyuges de acuerdo con las proporciones o sistema que en las propias capitulaciones acuerden.

Finalmente hay que decir que todo lo que hemos comentado se aplicará también a los/as Administradores/as de Sociedades cuando adquieran responsabilidad personal por las deudas de la sociedad (en determinados casos de negligencia), pues el/la Administrador/a responde como el/la empresario/a, según el Código de Comercio.



¿Como recuperar el iva pagado por las compras efectuadas antes de iniciar la actividad?

Para recuperar el IVA pagado por compras efectuadas antes de iniciar su actividad deberá:

  1. Efectuar una "declaración previa al inicio de operaciones" (casilla 17 del modelo 037), en fecha anterior a las compras.

  2. Solicitar facturas a los/as proveedores/as a quienes satisfaga el IVA.

  3. Efectuar la "declaración de inicio de actividad (casilla 21 del modelo 037). No deberá haber transcurrido más de un año desde que efectuó la declaración previa; de no respetar este requisito, perderá el derecho a recuperar el IVA de las compras previas al inicio de la actividad.
    4. Descontarse el IVA en las declaraciones trimestrales (modelo 300) que efectúe una vez iniciada la actividad.



Los/as administradores/as de las sociedades, ¿responden de las deudas fiscales de la sociedad?

Pueden ser responsables subsidiarios/as tras un procedimiento de derivación de responsabilidad. Ello quiere decir:

  • La Sociedad debe ser insolvente, por lo que la administración tributaria debe haber apurado, previamente, las posibilidades de cobro de la sociedad. Cuando ha intentado el embargo sin encontrar bienes suficientes, o subastados lo bienes no se ha pagado la deuda, la administración tributara puede iniciar el procedimiento de derivación de responsabilidad hacia los/as administradores/as.

  • Cuando se inicia el procedimiento de derivación de responsabilidad, todo vuelve al origen de la deuda, de modo que el/la administrador/a puede rebatir la procedencia del procedimiento contra su persona (si, por ejemplo, acredita que no es administrador /ay que la administración tributaria se dirige a él erróneamente), y/o rebatir el importe de la deuda tributaria.



¿Cuál es el coste total de un/a trabajador/a?

El coste es el del sueldo más las cargas sociales. En aquellos casos en que el/la trabajador/a deba efectuar desplazamientos o efectuar comidas fuera de su lugar habitual, habrá que compensarle los gastos en que por ello incurra.

Siguiendo un ejemplo de un/a trabajador/a que perciba un sueldo bruto mensual de 1.000 euros, sus cargas sociales serán las siguientes aportaciones del/de la empresario/a:

al Régimen General de la Seguridad Social: 23,6%
a la Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales: 0,99%
por desempleo: 6%
FOGASA: 0,4%
Formación Profesional: 0,6%
Total cargas sociales = 31,59% (*)

De este modo, el/la trabajador/a de 1.000,000 euros brutos mensuales supone un coste para la empresa de 14.000,00 euros de sueldo + 4.422,60 euros = 18.422,60. De este coste total, el/la trabajador/a habrá percibido un líquido de 14.000,00
13%
6,35% = 11.291 euros.

(*) Este porcentaje varía según el puesto de trabajo. Caso de un riesgo bajo como es el de un/a empleado/a de oficina o en el caso de Contrato por tiempo parcial.