Impuestos de la Sociedad Limitada

El impuesto sobre sociedades
1. MODALIDAD DE TRIBUTACION
Desde el punto de vista fiscal, estas sociedades tributan por el Impuesto sobre Sociedades.
El Impuesto sobre Sociedades es un impuesto de naturaleza personal y de caracter directo que grava las rentas obtenidas por las sociedades y demás personas jurídicas no sujetas a IRPF.
El hecho imponible en el Impuesto sobre sociedades viene dado por la obtención de renta, cualquiera que sea su origen, así como por los incrementos patrimoniales que se produzcan.
2. BASE IMPONIBLE
Con respecto a la base imponible del impuesto, debemos partir de que el hecho imponible es la obtención de renta por la sociedad, estimándose la renta obtenida como la diferencia entre los ingresos y los gastos deducibles, sumando o restando los incrementos patrimoniales que se produzcan en el ejercicio.
La base imponibles está constituida por el importe de la renta que se obtenga en el ejercicio deduciendo las bases imponibles negativas de ejercicios anteriores.
El periodo impositivo coincidirá con el ejercicio económico de la sociedad, no pudiendo exceder de doce meses, a no ser que la sociedad se extinga en cuyo caso, el periodo impositivo se reducirá en proporción a tal ejercicio.
Otro concepto a tener en cuenta a la hora de la determinación de la base imponible es el de las amortizaciones.
La amortización es el importe en euros de la pérdida de valor de un bien, tanto por el paso del tiempo como por el desgaste producido por el uso.
El concepto de amortización es importante en el impuesto sobre Sociedades por que:
  1. Tiene la consideración de gasto deducible
  2. Es aplicable no solo a los inmovilizados materiales (edificios, maquinaria, mobiliario...), sino también a los inmateriales (patentes, programas informáticos...)
Debemos destacar la importancia de que las empresas establezcan un plan de amortización para cada elemento del inmovilizado que adquieran. En este plan de amortización deberá tenerse en cuenta el valor de adquisición y el valor residual que se prevé que tendrá al cabo de unos años.
A la hora de determinar la base imponible debemos tener en cuenta los ingresos y gastos que se han producido en el ejercicio económico.
Se consideran INGRESOS COMPUTABLES:
  1. Los derivados de la actividad económica
  2. Las subvenciones obtenidas
  3. Las cesiones de bienes a cambio de un precio...
Son GASTOS DEDUCIBLES todos aquellos que resulten necesarios para la obtención de ingresos y, además las amortizaciones:
SON gastos deducibles, entre otros:
  1. Los gastos de personal
  2. Las materia primas
  3. Los gastos financieros
  4. Los alquileres
  5. Los suministros (luz, telefono....)
  6. Las amortizaciones anuales
Por el contrario, NO SON deducibles:
  1. La contabilización del propio Impuesto sobre Sociedades
  2. Las sanciones, multas y recragos
  3. Los donativos y deás liberalidades...
Los INCREMENTOS y DISMINUCIONES DE PATRIMONIO empresarial son las variaciones que se produzcan en el mismo, al alza o a la baja, que tengan su causa en:
  1. Pérdidas fortuitas en todo o parte del patrimonio
  2. Por venta, donación o intercambio de bienes
  3. Por venta de acciones o participaciones
  4. Por incorporación de bienes, derechos, dinero...
3. TIPO IMPOSITIVO
Una vez obtenida la base, hemos de aplicar el tipo impositivo general del 35 %, con lo que obtendremos la CUOTA INTEGRA.
A la cuota íntegra se le aplican las distintas deducciones y bonificaciones reguladas normativamente u se obtiene a CUOTA A INGRESAR. Entre ellas podemos citar:
  1. Deducciones por dividendos
  2. Deducciones para evitar la doble imposición internacional
  3. Deducciones por actividades de exportación
  4. Deducción por incentivar la realización de determinadas actividades de I+D, culturales...
  5. Deducciones por inversiones destinadas a la protección del medio ambiente
  6. Bonificaciones por rentas obtenidas en Ceuta y Melilla....
4. EMPRESAS DE REDUCIDA DIMENSIÓN
A partir de 1 de enero de 2002 se consideran empresas de reducida dimensión a efectos fiscales, aquellas cuyo importe neto de la cifra de negocios habida en el periodo impositivo inmediato anterior sea inferior a 5 millones de euros.
Para sociedades con cifra de negocios inferior a 5 millones de euros:
  1. Hasta 90.151,82 euros de base imponible, tipo de gravamen: 30%
  2. Resto de base imponible, tipo de gravamen: 35%.



El impuesto sobre el valor añadido
El IVA es un impuesto de naturaleza indirecta que recae sobre el consumo. Para entender el funcionamiento de este impuesto es necesario tener presente dos cuestiones:
  1. El IVA actúa en todas las fases de producción de un bien, desde que es materia prima hasta que se pone a disposición del/la consumidor/a y, sin embargo, sólo se grava el valor añadido en cada fase.
  2. La carga del impuesto recae sobre el/la consumidor/a final, teniendo esta consideración aquel/lla consumidor/a que no pueda deducirse el IVA soportado.
El/La productor/a o comerciante están sujetos al impuesto ya que lo soportan en cada una de las compras de bienes y servicios que realizan (IVA SOPORTADO), pero cargan a sus clientes/as el importe del IVA en la ventas o servicios realizados (IVA REPERCUTIDO).
La diferencia entre el IVA repercutido y el IVA soportado por la sociedad es lo que previa liquidación, se debe ingresar en Hacienda.
Existen tres tipos aplicables, no existeiendo en la actualidad tipo incrementado:
  1. El tipo general del 18 %
  2. El tipo reducido del 8 %
  3. El tipo superreducido del 4 %
La Ley sólo determina qué operaciones tributan al tipo reducido o superreducido, las restantes quedan sujetas al tipo general.